La Leishmaniosis canina conocida vulgarmente como “la enfermedad del mosquito”es producida por un protozoo del género Leishmania y transmitida por un mosquito llamado Phlebotumus o mosca de la arena. Son habitantes de las zonas mediterraneas y tropicales.

Es un mosquito muy pequeño, ya que mide de 2 a 3,5 milímetros, y es muy silencioso, debido a que sus alas están cubiertas de pelo. Por estas dos características verlo u oírlo se convierten en tareas muy complicadas. Las épocas en las que se da una mayor actividad del flebotomo es de mayo a octubre y los picos de abundancia son en junio y septiembre, aunque pueden picar desde febrero.

Se desarrollan en los lugares secos y durante el invierno permanecen en estado larvario. El perro contrae la enfermedad cuando es picado por un mosquito infectado, y nunca por contacto directo con animales enfermos.

leshmaniosis_mosquito

Se dan casos aislados de esta enfermedad en personas inmunodeprimidas, ancianos o niños pequeños con mal funcionamiento de su sistema inmunitario, aunque cada vez están apareciendo más casos en individuos sanos.

La mayoría de los contagios se producen en los meses de primavera-verano y sobretodo al amanecer y al anochecer.

La enfermedad se presenta bajo 2 formas:

-Forma visceral: es la más grave. El parásito afecta a órganos vitales como el hígado, el bazo o el riñón. Muchos de estos perros mueren por insuficiencia hepática y/o renal grave.

-Forma cutánea: es menos grave que la anterior, aunque con sintomatología más llamativa.

El perro presenta lesiones en la piel como caída de pelo, formación de escamas, seborrea, úlceras que no cicatrizan, heridas en borde de las orejas, etc…